MANTENIMIENTO Y REPARACIÓN    985 13 48 48     610 57 35 94

Que la puerta de tu garaje no responda como debería puede pasar. Porque no se abre, porque no se cierra, porque se ha quedado atascada, porque qué narices le pasará a la dichosa puerta. 

Y siempre ocurre en el peor momento. 

Será la ley de Murphy, o el don de la oportunidad.

En este artículo te damos las herramientas para descubrir el problema y reparar la puerta de tu garaje para que puedas seguir con tus quehaceres. 

Los motivos de fallo más frecuente son. 

  • Problema de fotocélulas de seguridad: Si la puerta no se abre o no se cierra revisa si las fotocélulas de seguridad están en línea o se han movido. Cuando este sensor falla, a veces es suficiente con limpiarlo y asegurarse de que esté correctamente alineado.
  • Problemas con el mando que acciona la puerta: Estamos tan acostumbrados a utilizar todos los días el mando de la puerta del garaje que ni se nos pasa por la cabeza que haya podido quedarse sin pilas. Y a veces la solución es tan sencilla como un cambio de baterías. Otra posibilidad es que falle el dispositivo receptor de la señal. Si es un problema de interferencia lo podrás comprobar en el cuadro de control usando el pulsador de entrada. 
reparar una puerta de garaje
  • Problema con el mecanismo que desplaza la puerta: el que se suele dar más frecuentemente es una obstrucción. Para evitar que esto pase, lo ideal es llevar un correcto mantenimiento y limpiar los carriles periódicamente porque los restos de hojas, suciedad y residuos pueden acumularse en los rieles. Si la puerta se atasca por una obstrucción de este tipo, hay que desmontarla, realizar una limpieza profunda y volver a instalar. Con la puerta desmontada, sería el momento ideal para engrasar los engranajes. 
  • Problema con los engranajes: Cuando los mecanismos de la puerta no están suficientemente engrasados, se traduce en ruidos y chirridos de las piezas móviles. Si alguno de estos mecanismos se ha visto desplazado por un golpe pueden producirse traqueteos. La solución en estos casos consiste en la comprobación de todos los mecanismos, engrasado y recolocación de los desvíos. 
  • Problema con el condensador: En puertas correderas puede provocar que la puerta no se mueva aunque el motor se ponga en marcha y haga ruido. Comprueba que la puerta no esté demasiado dura empujándola manualmente y si se desliza bien, es probable que sea cuestión del condensador. Si es este el problema, habrá que sustituir el condensador. 
  • Problema con el sistema anti-aplastamiento: Si la puerta se mueve pero para de repente y vuelve a la posición de inicio, puede ser que el sistema anti-aplastamiento haya detectado una obstrucción. Comprueba que no hay ningún impedimento que entorpezca el movimiento de la puerta. Si sigue actuando igual, deberás comprobar el motor. 
  • Problemas con el sistema eléctrico: A veces el problema puede la mala conexión o algún cable. En este caso es necesario revisar toda la instalación para sustituir el cable, borne o célula que esté provocando el fallo o ajustar el borne que se haya soltado. 

Las puertas de garaje son elementos muy pesados y su reparación muchas veces requiere de material y conocimientos técnicos que no todo el mundo posee. 

Si no localizas el problema que está dando problemas en la puerta de tu garaje o no estás seguro de cómo arreglarlo, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de solucionarlo.

Abrir chat
¿Te ayudamos?
Hola,
¿Podemos ayudarte en algo?